Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Tiktok
  3. Instagram
  4. Twitter
  5. Facebook
Cortesía

CONTUNDENTE 4-0 DE RAYADOS CONTRA ATLÉTICO POTOSINO EN 1977

04 de Marzo de 2020. 5:41 pm.

En la temporada 1975-76, y bajo la dirección técnica del chileno Fernando Riera, los Rayados se quedaron cerca de la gloria.

Al final de esa temporada, Riera regresó a su país y la dirección técnica del equipo quedó vacante.

La directiva Rayada, presidida por Héctor Villarreal, optó por traer al argentino Filpo Núñez, quien gozaba de un gran prestigio en el futbol brasileño.

Lamentablemente, Filpo Núñez no tuvo éxito y dejó la dirección técnica del equipo antes de finalizar la temporada 1976-77. Ubirajara Chagas entró al relevo para terminar esa temporada.

Previo a la temporada 1977-78, Ignacio Santos de Hoyos tomó la presidencia del Club de Futbol Monterrey.

Ignacio Santos intentó emular lo logrado por su hermano Alberto y apostó por traer elementos de gran calidad al equipo.

La primera decisión fue regresar al banquillo al chileno Fernando Riera, quien inició así su segunda era al frente del Monterrey.

Los Rayados jugaron como locales sus primeros partidos de la temporada 1977-78 en su vieja casa: el Estadio Tecnológico, debido a que el Universitario se encontraba en remodelación para hospedar el pre-Mundial.

El equipo de Riera inició con el pie derecho la campaña goleando 1-4 al Atlas en el Estadio Jalisco.
En la jornada 2, los Rayados vencieron a la Universidad de Guadalajara 2-1 en el “Tec”.

En la jornada 3, “visitaron” a los Tigres. El clásico se efectuó en el Tecnológico (y Tigres fue el local administrativamente). Los Rayados cayeron 1-0 en la que fue la primera derrota en el Clásico Regio para los albiazules.

El equipo se levantó rápido de ese golpe: en la jornada 4 venció 3-1 al Atlético Español en el Tecnológico y en la jornada 5 goleó 1-3 al Veracruz en el puerto.

En la seis, el Monterrey perdió en el Tecnológico 0-1 ante los entonces campeones Pumas de la UNAM y en la siete perdió 2-0 en contra del Toluca en La Bombonera. Parecía que el equipo se venía abajo.


Paco Solís porta el uniforme de Rayados en el inicio de la temporada 1977-1978.

En la jornada 8, los Rayados recibirían al Atlético Potosino. Para este partido, el equipo regresó al Estadio Universitario, coso que ya estaba listo para continuar hospedando los partidos de los equipos locales.

El triunfo era vital para la tropa de Riera y el Potosino no era un hueso fácil de roer: era un equipo veloz y bien organizado por el técnico Luis Grill y, contaba entre sus hombres de ataque, a jugadores como Luis Estrada, Nery Castillo y José Luis Martínez.

El partido se disputó el sábado 17 de septiembre de 1977 a las cinco de la tarde.

Fernando Riera envió de inicio la siguiente alineación: Javier Regalado; Magdaleno Cano, Nelson Sanhueza, Leonardo Álvarez y Basilio Salazar; José Sánchez, Juan González y Eduardo Cisneros; Luis Montoya, Milton Carlos y Rubén Romeo Corbo.

Durante la primera media hora, el cuadro visitante tuvo mayor dominio. El mediocampo rayado, salvo Juan González, lucía perdido.

El Potosino robaba el balón con facilidad y se acercaba a la meta defendida por el seleccionado olímpico, Javier Regalado, aunque sin suerte a la hora de definir.

No se veía por dónde La Pandilla pudiera reaccionar hasta que, a los 36 minutos, “Juanito” González armó una gran jugada.

En colaboración con Milton Carlos, Juan González realizó una pared larga, entró al área y ahí fue derribado por Salvador Carrillo y Hugo Gottfried.

El árbitro Javier Orozco marcó la pena máxima. Luis Montoya tomó el balón, cobró y anotó al vencer al portero Carlos Rafael Novoa.


Juan González recibió una falta dentro del área.

Los Rayados se llevaron la ventaja mínima al medio tiempo, pero era claro que el Monterrey no estaba ofreciendo su mejor partido a la Afición Rayada.

Fernando Riera habló fuerte con el equipo en el vestidor. Los organizó mejor y movió sus piezas.

Las indicaciones del técnico dieron resultado porque la actitud y propuesta del equipo albiazul fueron otras.

A los 52 minutos de tiempo corrido, Eduardo “El Vaquero” Cisneros cobró un tiro de esquina. Novoa despejó de puños, pero el balón le cayó de frente a “Pepe” Sánchez, quien, de primera intención, metió un zapatazo de derecha. El balón entró pegado al poste derecho. 2-0 lo ganaba ya el Monterrey.

Lo que siguió fue un festín para los de azul y blanco. Luis Montoya y Rubén Romeo Corbo se apoderaron de sus respectivas bandas.

El uruguayo comenzó a ser acompañado por el lateral izquierdo Basilio Salazar. Entre ambos armaron la jugada del tercero gol.

Salazar tomó el balón unos metros adelante del medio campo, cedió al “Pato” Corbo, quien le regresó una pared larga. Salazar llegó al área y le filtró a Corbo, quien burló a Gottfried y después disparó potente para poner el 3-0. Era apenas el minuto 68.

Seis minutos después, Montoya se dio el lujo de fallar un penal que pudo haber sido el cuarto gol. La revancha le llegó rápido a Montoya.

Al minuto 80, en otro ataque rayado, Cisneros le filtró a Montoya por el lado derecho del área, “El Huesos” avanzó y fintó con enviar un centro al corazón del área.

Los rivales, incluyendo al portero Novoa, se fueron con la finta; Montoya prefirió disparar directo a puerta y clavar así el 4-0 definitivo.

El público festejó con una estruendosa ovación la goleada y el extraordinario segundo tiempo de los Rayados.

El trabajo de Fernando Riera al medio tiempo fue clave para que el equipo saliera con otra cara a exhibir su mejor futbol. Los Rayados regresaron a la senda del triunfo y a la pelea por los primeros puestos de su grupo y de la tabla general.


Fernando Riera dirige un entrenamiento Rayado.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142