Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Tiktok
  3. Instagram
  4. Twitter
  5. Facebook
Cortesía

MÁS DE 2 MIL AFICIONADOS VIAJARON PARA PRESENCIAR TRIUNFO RAYADO CONTRA NECAXA EN 1963

05 de Febrero de 2020. 11:47 am.

En unos meses más, los Rayados cumplirán sesenta años de permanecer, de manera continua, en el máximo circuito.

El camino no ha sido sencillo: en el inicio de esos sesenta años el equipo enfrentó algunas adversidades para mantenerse.

Las temporadas 1960-61 y 1961-62, los Rayados lograron salvarse del descenso en las últimas jornadas.

Sin embargo, a partir de la temporada 1962-63 los triunfos comenzaron a llegar con mayor frecuencia.

Desde el arribo a la dirección técnica del uruguayo Roberto Scarone,“La Pandilla”, como comenzó a llamársele al equipo en aquellos años, logró desplegar su mejor futbol en la temporada 1963-64.

En esa temporada, el Monterrey se quedó muy cerca del título. El futbol mexicano era dominado por los equipos tapatíos. El Guadalajara había ligado cuatro títulos consecutivos entre 1959 y 1962; y en la temporada 1962-63, el Oro, también de Guadalajara, se había coronado.

Ambos equipos tapatíos, además del América, el Necaxa y el Monterrey, disputaron palmo a palmo el título de liga de la temporada 1963-64.

En aquel entonces, la Primera División estaba conformada por 14 equipos y no existía aún la liguilla, por lo que el campeón resultaba ser el equipo que más puntos acumulaba en las 26 jornadas.

En la fecha 11, el equipo regiomontano dio un partidazo en el Estadio Tecnológico y venció 2-1 al campeón de ese momento: el Club Oro de Guadalajara.

Fue un partido polémico, en el que el árbitro Fernando Buergo ordenó la repetición de un penal cobrado y fallado por Gustavo “Halcón” Peña, entonces jugador del Oro.

En el segundo intento, Peña anotó y empató momentáneamente el partido, lo que derivó en una acalorada discusión de los jugadores Rayados y el técnico Scarone con el árbitro.

El masajista rayado, “El Pelón” García entró a la cancha y le reclamó su decisión al árbitro.

En la recta final, los Rayados lograron anotar y vencer al Oro ante la locura de más de 20 mil aficionados que llenaron el Tecnológico (en aquel entonces ese era el aforo). Esa fue la quinta victoria consecutiva del Monterrey.

Al terminar esa jornada, el América era el líder general con 16 unidades, los Rayados se encontraban en el segundo lugar un solo punto abajo y el Necaxa marchaba tercero con 13 unidades, dos menos que el Monterrey.


El plantel de Rayados en la temporada 1963-1964.

Para la jornada 12, los Rayados tenían la dura misión de visitar al Necaxa. En aquel entonces, los cuatro equipos capitalinos (América, Atlante, Necaxa y Pumas) disputaban sus partidos en el Estadio Olímpico Universitario.

Días previos al partido, el Tribunal de Penas, basándose en la cédula arbitral, decidió suspender 3 meses al técnico rayado Roberto Scarone por supuestamente incitar al masajista del equipo a golpear al árbitro.

El castigo a Scarone enfureció a la Afición Rayada, ya que pensaban que era excesivo y que perjudicaría al equipo.

Lejos de ablandar a los Rayados y a su Afición, el castigo a Scarone motivó más que nunca a la Afición Rayada a respaldar al equipo en su partido en la Ciudad de México.

Toda la semana previa al partido frente a Necaxa, se estuvieron organizando viajes para apoyar al equipo. La respuesta de la afición fue increíble. Por un lado, más de 200 aficionados firmaron una carta dirigida a la Federación Mexicana de Futbol para reclamar el castigo a Roberto Scarone.

Por otro lado, más de 2 mil aficionados hicieron el viaje para alentar al Monterrey en su visita al Necaxa. Muchos viajaron en autos particulares, otros en avión y más de 12 autobuses que salieron por la noche del viernes 27 y del sábado 28 de septiembre de 1963 desde el Círculo Mercantil Mutualista (esquina de las calles Ocampo y Zaragoza).

En los años anteriores, en los que el equipo peleó por no descender, la Afición ya había dejado sentir su apoyo incondicional para que el Monterrey se mantuviera en el máximo circuito.

Ahora que el equipo peleaba por el liderato también pudo contar con el respaldo animoso de una hinchada cada vez más numerosa.

El partido se efectuó el domingo 29 de septiembre de 1963 al mediodía. El Necaxa era dirigido por el argentino Pedro Dellacha (quien 17 años después sería técnico del Monterrey) y en sus filas contaba con jugadores como el defensor uruguayo Francisco Majewski (cuyo hermano Alejandro había sido jugador del Monterrey una temporada antes), Alberto Nicolás Evaristo, Mario Velarde, Agustín Peniche y el defensor Carlos Albert, quien actualmente es comentarista en los medios de comunicación.

Los Rayados tenían varias bajas por lesión, como las de Gustavo “Gato” Cuenca y Javán Marinho.

Roberto Scarone, quien tuvo que ver el partido desde la tribuna y desde donde hacía llegar sus indicaciones por medio de intermediarios a su auxiliar, Carlos “El Chato” Bautista, envió la siguiente alineación: Pablo Guerrero; Jesús Mercado, Jorge Molina e Ignacio Jáuregui; Ángel Lama, Claudio Lostaunau, Salvador Vargas y Alfredo “Fello” Hernández; Dante Juárez, Newton Lourenço Nascimento “Humaitá” y Raúl Chávez de la Rosa.


Alfredo “Fello” Hernández (foto) asistió a Claudio Lostaunau en el primer gol Rayado del partido.

Tras un apretado primer tiempo, Scarone, siempre analítico, envió sus indicaciones a sus pupilos para que ajustaran en el complemento. Esto dio pronto resultado. Al minuto 52, el Alfredo “Fello” Hernández cedió en corto a Claudio Lostaunau, quien burló a Miguel Galván y a Carlos Albert para sacar un cañonazo desde fuera del área.

El disparo raso y colocado del peruano entró pegado poste de la portería de Jorge Morelos. El Monterrey ya lo ganaba 0-1. La reacción de los locales llegó pronto. Cinco minutos después, Alberto Nicolás Evaristo emparejó los cartones.

Lejos de amedrentarse, La Pandilla siguió peleando para llevarse los dos puntos. La enorme porra Rayada no dejó de animar a los de azul y blanco.

Seis minutos antes del final, el agobio rayado fue tal, que Humaitá le ganó un balón a Majewski, controló y filtró para la llegada del “Morocho” Dante Juárez, quien solo ante el portero no perdonó.


Dante Juárez anotó el gol del triunfo.

El estallido de júbilo de la afición regiomontana presente en el Estadio Olímpico contrastó con el mutismo de los seguidores necaxistas.

Los Rayados ganaron 1-2 al Necaxa en su cancha. Esa fue la segunda victoria rayada en la casa del Necaxa.

El triunfo permitió al Monterrey mantenerse a un punto del líder América. Además, el triunfo fue el sexto en fila que conseguía el equipo en esa temporada.

El Monterrey de Scarone ganaría los dos partidos siguientes para llegar a ocho en forma consecutiva, un récord que permanece hasta la fecha en la Historia del Club.

En aquel triunfo sobre el Necaxa, rival directo en la pelea por los primeros lugares, la presencia y apoyo de la Afición Rayada que hizo el viaje fue clave para inspirar a los jugadores, quienes lograron sobreponerse a todas las adversidades como la altura y el cansancio del viaje.

Afición y equipo han construido juntos cientos de episodios históricos en estos casi 75 años.

¡Arriba el Monterrey!

 

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142