Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Tiktok
  3. Instagram
  4. Twitter
  5. Facebook
Cortesía

HISTORIA RAYADA: TRIUNFO DEL MONTERREY EN LA PRIMERA VISITA DEL QUERÉTARO

31 de Enero de 2020. 6:32 pm.

En la temporada 1990-91, los Rayados del Monterrey, dirigidos por el chileno Pedro García y bajo la presidencia de Jesús Elizondo, conformaron un trabuco con jugadores estelares en todas las posiciones y la banca.

El plantel contaba con seleccionados nacionales de calidad y experiencia como Carlos Hermosillo, Félix Cruz Barbosa, Armando Manzo, Carlos de los Cobos y Manuel Negrete.

De igual manera, había canteranos de enorme calidad que también llegaron a la Selección Nacional, como Missael Espinoza, Francisco Javier “El Abuelo” Cruz, Guillermo Muñoz, Alberto “Guamerú” García, Antonio “La Moca” González, Héctor Becerra y Juan Antonio Flores Barrera.

En aquel entonces se permitían solo cuatro extranjeros. Los cuatro fueron jugadores de gran calidad: Gustavo Adolfo Moriconi, Germán Ricardo Martellotto, Mario de Souza Mota “Bahía” y el seleccionado chileno Alejandro Hisis.

Tras unas primeras jornadas irregulares, el equipo se fue embalando, ganando y goleando a muchos de sus rivales.

Al término de la jornada 20, los Rayados marchaban en segundo lugar de la tabla general, a solo tres puntos de los Pumas.

El Monterrey llevaba once triunfos, seis empates y solo tres derrotas, una de estas había sido en la jornada 2 en el estadio La Corregidora ante el Querétaro, equipo recién ascendido a la Primera División.

En la jornada 21, el cuadro queretano tuvo que visitar el estadio Tecnológico por primera vez en su historia.

A ese equipo lo dirigía el argentino Ricardo La Volpe y entre sus jugadores sobresalían varios que en el futuro se constituirían en directores técnicos: Miguel Herrera, Sergio Bueno, José Guadalupe Cruz, Wilson Graniolatti y Rubén Omar Romano.

A pesar de tener jugadores de experiencia y calidad, el Querétaro marchaba penúltimo en la tabla general.

El partido entre Rayados y el Querétaro tuvo lugar el sábado 9 de febrero de 1991 en el Estadio Tecnológico en el tradicional horario de las 17 horas. Poco más de 30 mil personas acudieron a apoyar al Monterrey.


Guillermo “Turbo” Muñoz fue una de las figuras del partido.

El técnico Pedro García decidió enviar a la cancha la siguiente alineación: Gustavo Adolfo Moriconi; Antonio González, Félix Cruz Barbosa, Alejandro Hisis y Guillermo Muñoz; Alberto García, Manuel Negrete y Germán Martellotto; Francisco Javier Cruz, Carlos Hermosillo y Mario de Souza Mota “Bahía”.

La afición en las tribunas confiaba en que Rayados vencería fácilmente a su rival. Sin embargo, la historia no fue tan sencilla.

En la primera jugada, el Querétaro envió un centro al área. “Memo” Muñoz intentó cortar pero solo logró clarear a Moriconi. De esta manera, con un autogol a los 18 segundos, el Monterrey ya perdía ante el Querétaro.

La Pandilla se lanzó con todo por el empate. Lo intentó de varias maneras, pero las atinadas atajadas del portero Celestino Morales evitaban el empate.

En el minuto 42, “El Abuelo” tomó el balón en medio campo y filtró un pase por la banda izquierda al “Guamerú”, quien envió un centro muy cerrado que casi clarea al portero.

El balón pegó en el travesaño y le quedó a de Martellotto, quien, de derecha, empujó para emparejar los cartones. Así terminó el primer tiempo.


Alejandro Hisis anotó un gol esa mágica tarde.

Siete minutos después de reanudadas las acciones, “El Abuelo” desbordó por la banda izquierda y, antes de llegar a línea de meta, retrasó raso para que Martellotto prendiera de primera y desde los linderos del área sacara un fogonazo que se incrustó en el ángulo superior. ¡Golazo del “Tato”!

Rayados ya lo ganaba 2-1. Parecía que la goleada era cuestión de minutos pero el Querétaro sigo respondiendo. Tres minutos después, en un saque de banda hasta el área rayada, Sergio Almaguer remató de cabeza para nuevamente emparejar la cuenta. Los Rayados tendrían que emplearse a fondo nuevamente para sacar el resultado.

El agobio sobre la meta de Celestino Morales se intensificó. En una jugada emocionante, el portero visitante voló para enviar a tiro de esquina un gol que ya se cantaba.

“El Abuelo” lo cobró con centro raso hacia la entrada del área; ahí apareció primero “El Guamerú”, quien intentó pegarle de derecha y abanicó. Afortunadamente el balón pasó de largo para el chileno Hisis, quien de derecha y con la parte externa, sacó un zapatazo al ángulo superior izquierdo. ¡Golazo del “Chino” Hisis! Pedro García, emocionado por el gol de su compatriota, se puso de pie para felicitarlo.

Cuando el partido ya agonizaba, Guillermo “Turbo” Muñoz inició desde su área una de sus típicas jugadas: robó el balón y arrancó a toda velocidad.

A la altura de medio campo, cedió al “Abuelo”, quien le regresó la pared con un balón largo. Memo emprendió la carrera y se llevó a velocidad a sus rivales. Luego, entró al área y fue derribado por el portero.

El árbitro José Antonio Garza y Ochoa señaló la pena máxima y expulsó al portero Morales. Sergio Almaguer se puso el suéter de portero.


El director técnico Pedro García junto al delantero Carlos Hermosillo.

El goleador rayado, Carlos Hermosillo, tomó el balón y cobró potente para dejar un 4-2 definitivo. La primera visita del Querétaro a Monterrey acabó en goleada a favor del equipo del Cerro de la Silla.

El ambiente que se vivió en la tribuna fue de pura felicidad durante el encuentro. La gente coreó constantemente el nombre del equipo, realizó la ola y, al final del partido, le aplaudió de pie al Monterrey.

Los jugadores fueron al medio campo para agradecer el apoyo del público. El mismo técnico rival, Ricardo La Volpe, declaró al final del partido: “La presión que ejerce la afición de Monterrey sobre el equipo visitante es determinante”.

Así terminó una tarde más de alegría para los Rayados. El equipo de Pedro García llegó a 30 puntos, se afianzó en el subliderato y continuó a la caza del líder del torneo. La afición se fue feliz a casa no solo por ver cuatro goles sino por el despliegue de futbol ofensivo y espectacular de aquel cuadro apodado: “La Aplanadora”.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142