Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

EL INOLVIDABLE GOL DE SERGIO VERDIRAME CONTRA QUERÉTARO

04 de Octubre de 2019. 12:26 pm.

El inicio del Torneo de Liga Apertura 2002 generó gran ilusión entre la Afición Rayada. Era el inicio de la “Era Passarella”.

La expectativa era alta luego de que, previo al inicio del torneo, el equipo de Rayados se coronó campeón de un cuadrangular internacional amistoso en el que también participaron Tigres, River Plate y Racing de Avellaneda.

El debut de “El Káiser” como técnico del Monterrey se dio precisamente en ese cuadrangular. Además, el plantel rayado sufrió cambios significativos con respecto al torneo anterior.

Guillermo Franco, Walter Erviti y Pablo Rotchen llegaron como refuerzos estelares. La directiva Rayada también trajo elementos de experiencia como Fabián Peña y José Manuel Abundis.

También, y de manera sorpresiva, se le dio espacio a un refuerzo especial: Sergio Verdirame.

El argentino naturalizado mexicano llevaba cuatro años fuera de las canchas, pero la admiración y cariño de los que gozaba entre la Afición Rayada por su paso exitoso por el Club entre 1992 y 1996 hicieron posible que los aficionados vieran con agrado su regreso al plantel albiazul.


Sergio Verdirame, Richard Tavares, Rubén Ruiz Díaz y Carlos Alberto Bianchezi "Careca", al finalizar un entrenamiento.

Verdirame tenía tiempo preparándose físicamente para ganarse una oportunidad en el Primer Equipo.

Al final, Passarella le permitió integrarse al equipo, aunque le advirtió que difícilmente vería acción.

Comenzó el torneo y Rayados mostraba una tendencia irregular, situación hasta cierto punto comprensible dado al cambio de plantel y de Cuerpo Técnico.

El equipo llegó al partido de la jornada 8 con tres triunfos, tres derrotas y un empate. Lo positivo era que el Monterrey había ganado sus últimos dos partidos.

El sábado 14 de septiembre de 2002, los Rayados recibieron al Querétaro en busca de su tercer triunfo en fila.

Sergio Verdirame estuvo en la banca esperando que el desarrollo del partido permitiera el milagro de volver a jugar.

Passarella envió a la cancha a Omar Ortiz; Daniel Román, Pablo Rotchen, Flavio Rogerio e Ismael Rodríguez; César Adame, Héctor Castro, Jesús “Kbrito” Arellano, Walter Erviti; Antonio De Nigris y Guillermo Franco.

Antes de acabar el primer tiempo, los Gallos Blancos del Querétaro se quedaron con diez al ser expulsado Alberto “Guamerú” García, quien casi una década antes había vestido la camiseta del Monterrey.

La consecuencia inmediata fue que Querétaro se dedicó a defender su portería con mayor ahínco y el primer tiempo terminó sin goles.

Para el complemento, “El Káiser” envió de entrada a la cancha a Argemiro Veiga en lugar de Ismael Rodríguez.

Mientras tanto, en la banca, Verdirame veía cómo se dificultaba el partido y por lo tanto su ingreso.

Al minuto 54, César Adame abrió el marcador por la vía del penalti. Al 78’, el técnico rayado decidió sustituir a Guillermo Franco y darle minutos a José Manuel Abundis: solo quedaba un cambio.

La Afición comenzó a corear de manera insistente el apellido de Sergio Verdirame. Añoraban volver a verlo de azul y blanco desbordando por la banda izquierda como en sus mejores años.

Muchos otros aficionados, los más jóvenes, se entusiasmaban con la esperanza de ver jugar a aquella figura de la década anterior de la que solo habían oído mencionar.

Justo cuando Verdirame se resignaba a no jugar, Passarella lo mandó llamar para entrar por el capitán de ese partido: Antonio De Nigris. Corría el minuto 86.

Desde el momento en que “El Pibe” se acercó a la banda, la ovación del público fue impresionante: uno de los grandes ídolos rayados estaba próximo a reaparecer.

Verdirame no veía acción en el máximo circuito desde la jornada 17 del Verano 98.

Con Rayados, “El Pibe” había jugado por última vez el 20 de abril de 1996, en el partido de vuelta de los Cuartos de Final ante el Celaya, y su último gol como rayado había sido el 17 de abril de 1996, en la ida de los Cuartos de Final, en el que había sido, hasta entonces, su último partido en el Estadio Tecnológico vistiendo los colores del Monterrey.

Así que casi seis años y cinco meses después, Sergio Ariel Verdirame volvía a participar en un partido oficial con el Monterrey.

La primera intervención que tuvo en el partido generó gran emoción en el público, aunque al final de la jugada, resbaló.

Eso no importaba: la Afición Rayada estaba cumpliendo su sueño de ver nuevamente en las canchas a uno de sus últimos grandes ídolos.

Dos minutos después, sucedió el milagro. El guardameta Omar Ortiz despejó largo. En tres cuartas partes de la cancha y de espaldas a la portería, Abundis peinó de cabeza el balón, el cual le quedó con ventaja a Sergio Verdirame.

“El Pibe” persiguió el esférico y justo en la entrada del área soltó un cañonazo con su privilegiada pierna izquierda.

El balón entró casi a nivel de suelo y pegado al primer poste del portero Pedro Prieto. ¡Gol! ¡Golazo!

La Afición gritó eufórica mientras Verdirame corrió para abrazar a Passarella como muestra de agradecimiento por la oportunidad.


Sergio Verdirame (derecha) festejó su gol con el Director Técnico Daniel Alberto Passarella.

Quizá ese partido Monterrey vs Querétaro era solo uno más en el calendario regular, pero la reaparición de Verdirame, el público coreando su ingreso y su gol en la recta final hicieron que esa noche sea recordada como uno de los grandes momentos de felicidad para la Afición Rayada.

¡Gracias, Sergio Verdirame, por ser parte de nuestra Historia Rayada y regalarnos una noche mágica!


Sergio Verdirame (el primero de izquierda a derecha en la fila inferior), junto al plantel de Rayados.

Conoce más de Sergio Verdirame

- Sergio Ariel Verdirame Serpentiello nació el 18 de agosto de 1970 en Santa Fe, Argentina.

- Debutó profesionalmente en el Colón de Santa Fe. Posteriormente defendió los colores del Colo Colo en Chile.

- Para la temporada 1991-92, emigró al futbol mexicano. El Morelia fue su primer equipo en nuestro país.

- A partir de la temporada 1992-93, se vistió de Rayado. Con nuestro club permaneció hasta la temporada 1995-96.

En esos cuatro años, Verdirame fue el jugador más sobresaliente y constante del club al grado de convertirse en uno de los ídolos de la Afición Rayada.

Además, fue pieza fundamental para que el Monterrey obtuviera su primer título internacional: la Recopa de CONCACAF en agosto de 1993.

En la Final de ese certamen, “El Pibe” marcó dos de los cuatro goles Rayados. Además, los Rayados, con Verdirame, fueron subcampeones de Liga en la temporada 1992-1993.

Tras años de inactividad, Verdirame regresó en el Apertura 2002 para despedirse como jugador en el equipo de sus amores: el Club de Futbol Monterrey.

En total, Sergio Verdirame anotó 50 goles en partidos oficiales (45 de ellos en la liga mexicana).

- Tras su retiro como jugador, siguió ligado a nuestro club como auxiliar técnico de Miguel Herrera.

- En el 2017 vio otro sueño cristalizarse cuando su hija, Pamela Verdirame, debutó en el primer torneo de la Liga Femenil MX, en donde permaneció hasta el verano de 2019.

- Actualmente, Sergio vive con su familia en Monterrey, ciudad que lo dejó marcado de por vida y a la cual le tiene un gran cariño.

- Se desempeña como comentarista y analista de futbol, y vive siempre con pasión los partidos de sus Rayados.

Goles de Sergio Verdirame con Rayados

Torneo Goles
Liga 1992-93 8
Recopa de CONCACAF 1992-93 4
Liga 1993-94 14
Liga 1994-95 8
Copa 1994-95 1
Liga 1995-96 14
Apertura 2002 1
Total 50

 

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142